Este blog está dedicado al relevamiento de la obra completa del arquitecto de origen noruego Alejandro Christophersen perteneciente a una red de blogs patrimoniales que abarcan el período desde 1880 a 1940.

Autor: Fabio Perlin
Contacto:archivoperlin@gmail.com

martes, 19 de abril de 2011

Arq. Alejandro Pedro Guillermo Christophersen / C.A.B.A / Av.Belgrano y La Rioja / Capilla Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa (c.1900) / Hospital Español / Hallazgo


Nunca podría haberme imaginado que la modesta capilla semiescondida detrás de las edificaciones del Hospital Español y pegada a un muro sería una obra del arquitecto Alejandro Christophersen.
Hace un tiempo ya, una lectora de los blogs patrimoniales y estudiante de restauración se comunicó conmigo pidiendome información al respecto ya que estaban en plena tarea de rescate y necesitaban algunos datos de la obra en cuestión.
Pero resultó ser que el sorprendido fuí yo ante la posibilidad de saber de una nueva (antigua) construcción de Christophersen de la cual no hay registros de ningún tipo, ni en ninguna publicación consultada como ni siquiera existen en el establecimiento hospitalario archivos que puedan avalar esta obra.

Recolectando información:

Se sabe que la colectividad española encargó al arquitecto argentino Julián Garcia Nuñez la construcción de la nueva fachada del hospital de marcado modernismo catalán siendo edificada en 1908.
Alejandro Christophersen quien es en realidad el arquitecto que nos ocupa, proyectó con anterioridad para la misma colectividad el Panteón de la Sociedad Española de Socorros Mutuos en 1896/98, en el Cementerio del Oeste, conocido comunmente como Chacarita.
Si tengo que arriesgarme a poner una fecha aproximada a ésta obra, indiscutiblemente firmada por Christophersen, diría que posiblemente se trate de cerca del 1900, años más, años menos para una construcción que todavía perdura del primitivo hospital.

Baldomero Fernández Moreno fue un reconocido poeta que escribió una considerable cantidad de conocidos versos pero no muchos saben que estudió medicina y que los últimos cuatro años de su carrera los pasó como practicante interno del Hospital Español.
En su libro "Vida"(1), donde narra cronologicamente sus memorias, hace mención al tiempo transcurrido dentro del nosocomio y describe con soltura, aunque escuetamente, la distribución del hospital y sus distintas dependencias.
Habla de la contemplación que hacía desde su habitación y azoteas del nuevo edificio a las monjas que iban y veían por lo que él describe como un jardín severo y taciturno, entre cuatro paredes, con altas palmeras, todo bajo la ligera penumbra de la capilla donde en pequeños y soleados pedazos de jardín florecían rosas y pensamientos que se inclinaban sobre sus muros en donde alguna que otra hermana cortaba para armar ramos y surtir al establecimiento.
Por las tardes las puertas de la capilla se abrían y todos rezaban el rosario, luego se iban retirando en silencio por una estrecha puerta que daba sobre la calle Rioja.
Fernandez Moreno termina el capitulo con genuína inspiración poética: "Yo amaba aquel jardín sombrío que respiraba con dificultad entre dos salas rectangulares atosigados de pacientes.
En las noches de guardia paseaba por él, despeinado, fantasmal en mi blusa blanca, con un tomito de versos en un bolsillo y algunas ampollas de morfina en el otro".

Descripción de la capilla:

Proyectada en un indiscutible estilo neoclásico esta capilla tiene su acceso por una puerta media de doble hoja y frontis curvo flanqueada por dos pares de columnas extremas de capitel jónico de fuste acanalado y liso, montadas sobre zócalos elevados del suelo aproximadamente un metro donde sobre ellas descansa un entablamento que sostiene un gran frontispicio triangular ornamentado con modillones y bajorrelieves.
Sobre el techo de la misma se eleva una considerable cúpula redonda con ventanas para la entrada de luz, coronada con un mirador de balconada circular.

Comentario final:


A todo lo sutilmente descripto por Baldomero Fernandez Moreno en el capitulo de su libro, podemos decir que el pequeño jardín ya no existe, en uno de los laterales de la capilla han adosado un alto paredón divisorio y aquella puerta diminuta que daba sobre la calle Rioja se convirtió en un inmenso portón donde circulan pesados vehiculos que abastecen al hospital.
Ya no hay más verde, ni rosas ni pensamientos, ni monjas que caminen visitando a los enfermos.
No más rezos al rosario, ni altas palmeras, si hasta al hospital mismo le han arrebatado más de su mitad.
Pero a pesar de todo eso, la antigua capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa sigue ahí, inmutable y envejecida, sabiendo que nada volverá a ser igual y que nadie describirá tan fielmente como Fernandez Moreno ese pedacito de nuestra historia.

(1) Vida-Memorias de Baldomero Fernandez Moreno
Ediciones Kraft-1957 .Pags:182-186

Fotos:Agustina Verini

2 comentarios:

leandro dijo...

hoy por desgracia para mi tengo mi hijo internado en terapia de dicho hospital y mientras fumaba algún que otro cigarrillo miraba semejante obra arquitectónica; me dije!esto debe tener como cien años o mas y me apresure al ver sus puertas abiertas el ir a sacarme las dudas sobre dicha estructura,quede maravillado al ver semejantes rasgos que estoy de acuerdo con la proximidad de su antigüedad .su fachada posee los rasgos que se solía utilizar ase cien año o mas y me quede maravillado con su interior de momentos parecía a ver regresado al pasado las imágenes las el calado de sus paredes y la cúpula fenomenal luego quede charlando con una mujer que me contó un poco mas sobre su historia y me contó todo o casi todo lo que tu as puesto en las descripciones ni mas ni menos lo que si no sabia es que el arquitecto de semejante obra fuera de alejandro Christophersen de veras era un entendido del tema ya que también en sus relatos esa señora me contó que estuvo serrada por muchos años y en estado de abandono que por si solo se ve a la vista y ella sigue en pie allí escondida tras los muros y una edificación del hospital que, habrá pasado para que sus monjas ,sus jardines no estén allí? cuanta gente habrá pasado por ese lugar a pedir por sus familiares de todas la épocas ?es un patrimonio histórico nadie ve en ella lo que algunos pocos (me incluyo)es un pedacito de historia de nuestra ciudad y hoy solo queda esa señora que con mucho amor y dedicacion se encarga de abrir sus puertas para que las familias de ese hospital pidan a DIOS por sus allegados enfermos. si te gusta la historia recomiendo visitarla es hermosa e impactante .muy buena recopilación de información hoy llegue el hospital y me avalanse asía el Internet para saber mas de este edificio; estaría bueno saber por que colisiono su institución y todas las actividades que en ellas se hacían no?

Homenaje al arquitecto Carlos Nordmann dijo...

Cada vez me convenso mas, que las autoridades del Hospital Español, no respetan nada ni a nadie......