Este blog está dedicado al relevamiento de la obra completa del arquitecto de origen noruego Alejandro Christophersen perteneciente a una red de blogs patrimoniales que abarcan el período desde 1880 a 1940.

Autor: Fabio Perlin
Contacto:archivoperlin@gmail.com

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Arqs. Alejandro P. G. Christophersen y Carl - August Khilberg / C.A.B.A / Av.Regimiento de Patricios 1167 / Compania Nueva de Gas de Buenos Aires Ltda (1890/91) / Parcialmente demolida

Archivo Diario La Nación (1910)

Usina de Barracas (1890/91)

Nació como "Sociedad Anónima de Consumidores de Gas Carbónico", motivada por la licitación hecha por la Municipalidad en 1872 para el alumbrado de la ciudad.
Esta empresa nacional fue fundada por los señores Francisco Bustamante, Cosme Beccar, Doroteo Garcia, Juan Videla y Federico Trondelburg, construyendo sobre la calle "Segunda Defensa", actual Avenida Regimiento de Patricios, entre Lamadrid y Magallanes, la fábrica para administrar el fluído y el gasómetro.
Dos enormes tanques colocados en mitad del terreno que equivalía a dos manzanas, distintas dependencias y galpones destinados a carpintería, talleres y depósito de carbón.
En 1877 sería vendida a una firma inglesa con asiento en Londres "Compania de Gas de Buenos Aires", por decreto se reconoce personería jurídica y en 1881, a raíz de las sucesivas confusiones ocasionadas por la similitud con otra firma, se le agrga el vocablo "nueva", quedando conformada como "Compania Nueva de Gas de Buenos Aires Ltda", que para esa épocahabía logrado iluminar gran cantidad de calles del barrio de Barracas.
Para 1890 la flamante sociedad de los arquitectos Alejandro Christophersen y Carl Kihlberg, son contratados para proyectar la nueva fábrica de gas que suplantaría las antiguas y precarias construcciones existentes en el entonces inhóspito Barracas al Norte.
La fachada de una sola planta abarca toda la cuadra de la calle principal donde puede verse en su costado noroeste una construcción para vivienda o quizás simplemente se trate de la administración y oficinas de la firma.
Grandes galpones de ladrillo a la vista, típicas edificaciones inglesas, casillas de menor volúmen para talleres, depósitos y galpón de operarios.
La fábrica tenía una extensión de dos cuadras de fondo en la cual no estaban delineadas aún las actuales calles Azara, donde se levantaban los gigantescos tanques de almacenamiento y construcciones menores, y la calle Lamadrid en donde algunas precarias edificaciones se agrupaban junto al paredón de la moderna fábrica de Alpargatas.
El posterior parcelamiento de las antiguas quintas para el trazado y apertura de calles, dió como resultado el desmantelamiento de esos tanques monumentales, que ya empezaban a desaparecer de la ciudad, una por que eran considerados una amenaza latente en una zona que empezaba a poblarse, y otra es que a partir de mitad de la década del '40 se estatizó el gas en el país, lo que obligó a firmas extranjeras a cerrar sus puertas, dejar sus fábricas e irse del país.
La fachada principal sobre la Avenida Patricios hoy sólo conserva sus muros de mampostería en estado de abandono, su interior fue devastado, y actualmente se utiliza como garage para los directivos de la empresa.
Junto con la lindera y primitiva Fábrica de Alpargatas logran resumir 130 años de historia en sólo dos cuadras, mudos testigos de un pasado que se fue, pero que regresa a nosotros al observar esos vestigios solitarios que alguna vez tuvieron mucha vida y marcaron rítmicamente la evolución del barrio.



Plano de Barracas-La Boca en 1895 (IHCBA)